Publicidad

Los Mejores Fondos de Inversión Monetarios

Los fondos monetarios pueden ser una alternativa a otros productos de ahorro e inversión para un perfil de riesgo conservador. Se trata de un modelo del fondo de inversión cuyas características principales vamos a repasar a continuación.

FONDOS MONETARIOS

Dentro del panorama del mercado que nos ofrecen hoy en día los fondos de inversion, los fondos monetarios no son uno de los modelos más abundantes, sin embargo, siguen teniendo presencia importante, sobre todo por su carácter defensivo y poco dado al riesgo.

En un contexto como el actual en el que la rentabilidad de los productos garantizados ha caído en picado respecto a tan sólo cinco años atrás, la búsqueda de opciones alternativas como los fondos de inversión, está muy presente en muchos ahorradores. Sin embargo, para aquellos que no desean comprometer su capital frente al riesgo, la opción no es tan grande y se limita a pocos modelos de fondos de inversión, fundamentalmente los monetarios y los garantizados de renta fija.

Los Fondos Monetarios

Se trata de fondos de inversión en los que no se asuman riesgos que están presentes en otros fondos. Por ejemplo, estos fondos no invertirán en renta variable, tampoco lo harán en materias primas ni asumir al riesgo de divisa ya que sólo invertirán en euros. En definitiva se trata de un fondo de inversión del que se espera obtener una rentabilidad acorde a los tipos de mercado monetario, o, en cualquier caso, superior a los depósitos. Algo que no siempre se consigue.

Una de las principales características de estos fondos de inversión es la enorme liquidez que presentan, de hecho, liquidez inmediata algo importante para quién tiene este objetivo en sus finanzas personales. Tras presentar la orden de venta debemos tener nuestro dinero disponible al día siguiente. Esto se hace sin perjuicio del tiempo de inversión ya que nuestro capital puede estar presente en el fondo desde un único día hasta varios años, siempre disponible y a nuestra discreción.

Es interesante señalar que según la clasificación de fondos más habitual, dentro de los monetarios vamos a encontrar dos tipos basados en los modelos de inversión, es decir, aquellos que sólo apuestan por el corto plazo en sus inversiones y los monetarios generales que invierten en períodos por debajo de los dos años.

Estas clasificaciones tienen que ver con el tipo de activos en los que ambos intervienen. Por descontado se trata de inversiones en ambos casos seguras en dirección a activos como depósitos, deuda pública, deuda privada, pagarés de empresa…

La clasificación va a depender en definitiva del vencimiento de sus activos, que, si tienen un vencimiento a corto plazo marcarán el fondo como fondo monetario corto plazo, mientras que para esos plazos superiores sin rebasar los dos años se denominarán fondos monetarios.

Otra clasificación para los fondos monetarios será dependiendo del volumen de inversión en un tipo de activo concreto, representándose del siguiente modo:

  • Fontesoros: que invierten fundamentalmente en deuda pública, con un 90% del volumen total de la inversión en este tipo de activos.
  • Fondepósitos: solo invierten en depósitos bancarios.

 Los fondos monetarios, por sus propias características inversoras, renueva de manera continua los activos en los que colocan el dinero. La explicación es simple ya que los vencimientos de dichos activos general liquidez que de inmediato se reinvierte comprando nuevos activos. Estas operaciones son transparentes y proporcionadas al partícipe, o debieran serlo. Se trata de movimientos estratégicos de inversión que realizan los gestores de fondos.

La rentabilidad de este tipo de depósitos en definitiva queda sujeta a la propia rentabilidad de los activos elegidos para invertir, y por supuesto, a la aplicación de comisiones que el fondo de inversión ejerza.

En este post te mostramos lo que debes saber sobre fondos de inversión y fiscalidad

FONDOS DE INVERSION MONETARIOS

Comisiones en los fondos de inversión

En el momento de contratar fondos de inversión se pueden presentar diferentes tipos de comisiones, e incluso, posteriormente, en función de los resultados se pueden llegar a aplicar algunas otras.

Sin embargo, las más habituales y presentes en el mercado de fondos de inversión en nuestro países son las de suscripción, reembolso, gestión y depósito. Vamos a repasar y conocer un poco más sobre estas comisiones de los fondos de inversión.

Comisión de suscripción

Se trata de una comisión individual, para cada partícipe, por el hecho de suscribirse e invertir en el fondo. Se calcula a través de un porcentaje del capital invertido reduciendo el importe de inversión.

Se trata de una comisión que ha ido desapareciendo en la propuesta de algunos fondos. Aun así es una de las más importantes y a tener en cuenta por el volumen que puede alcanzar.

  Comisión de reembolso

Se trata de una comisión individual que abonará cada partícipe a la hora de concluir su inversión en el fondo. Es importante tener en cuenta que esta comisión se puede aplicar tanto en caso de reembolso parcial como de reembolso total.

Su cálculo se realiza también a través de un porcentaje del capital reembolsado. Hay que tener en cuenta que no se trata de una comisión uniforme ya que puede tener un escalado diferente en función del tiempo que se ha mantenido la inversión. En el caso de los fondos garantizados las comisiones de reembolso son más elevadas al rescatar el dinero antes del momento del vencimiento pactado.

Comisión de gestión

Esta es una comisión que cobran la sociedad gestora del fondo y se considera la remuneración por los servicios que dicha gestora proporciona. Esta Comisión queda reducida del valor liquidativo al que el partícipe suscribe (o reembolsa) sus participaciones.

Puede quedar establecida tanto en función del patrimonio con un máximo del 2,25% como de los rendimientos con un máximo del 18% o con una mezcla de ambas opciones con un máximo del 1,35% del patrimonio y un 9% de los resultados.

Es importante tener en cuenta que no pueden percibirse comisiones de gestión que superen ciertos límites:

  • Cuando la comisión se calcula únicamente en función del patrimonio como máximo el 2,25% del patrimonio.
  • Cuando la comisión se calcula según los resultados como máximo el 18% de éstos.
  • Cuando se calcula utilizando ambas variables los máximos serán el 1,35% del patrimonio y el 9% de los resultados

Comisión de depósito o custodia

Esta comisión es la que cobran los depositarios del fondo por su administración y custodia de valores. Queda también devengará diariamente y es implícita, es decir, se deduce del valor liquidativo tanto de la suscripción como del reembolso.

Esta Comisión no puede superar el 2 × 1000 del patrimonio, aunque puede variar dependiendo del fondo. Esta comisión es la que se destina a la retribución del depositario por sus funciones, los fondos no pueden soportar en este sentido costes adicionales cuando el depositario delega en terceros la realización de estas funciones.

Descubre aquí los diferentes tipos de fondos de inversión

CONTRATAR FONDOS MONETARIOS

En resumen

Las comisiones son un elemento básico para entender el resultado final de un fondo de inversión. Es muy importante prestar atención a los costes de dichas comisiones ya que pueden marcar la diferencia entre un buen y un mal resultado, máxime en productos como los fondos monetarios o garantizados  donde efectivamente estas comisiones pueden modificar mucho un resultado.

Comisión Máximo
Comisión de Suscripción 5%
Comisión de Reembolso 5%
Comisión de Gestión 2,25%
Comisión de Depósito 0,2%

¿Por qué invertir en estos fondos?

Se trata de fondos con muy poca volatilidad y especialmente indicados para aquellos inversores conservadores y que no quieren asumir mucho riesgo en los mercados financieros. Son también interesantes para momentos de incertidumbre y como refugio temporal ante la inestabilidad de los mercados.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>