Publicidad

Las Matildes: Historia de las acciones de Telefónica

Telefónica debe ser una de las pocas empresas del sector que logró a través de los años dejar un fuerte recuerdo por una campaña publicitaria que ya lleva cuarenta y dos años de haber salido al aire y protagonizada por el reconocido actor José Luis López Vázquez en 1967.

El mencionado actor aparecía en aquella publicidad a través de todos los televisores de la época, dialogando por teléfono con una mujer llamada Matilde a la que quería convencer de concurrir a la oferta de colocación de acciones de Telefónica, al grito de ¡Matilde, Matilde que he comprado telefónicas!

Todo comenzó en 1925 cuando debutó en la Bolsa y contaba entre sus más importantes accionistas a la Compañía neoyorquina International Telephone and Telegraph Corporation. Uno de los momentos más oscuros estaba por llegar al sector bursátil, en 1929 cuando llegó el crac financiero en Estados Unidos, mientras duraron los enfrentamientos políticos las acciones llegaron a valer por debajo del valor obtenido en su debut bursátil y durante la Guerra Civil la Bolsa debió cerrar hasta 1940.

En 1945 durante la época franquista el gobierno de Franco llegó a nacionalizar la empresa y el Estado tomó el 79,6% del capital. En los años ´50 Telefónica logró llegar al millón de teléfonos instalados en España, solamente once países en el mundo habían llegado esa cifra a la par que sus acciones subían.

Desde ese 1967, caló hondo la campaña publicitaria y a las acciones de Telefónica se las llama “Matildes”. Por esos años Telefónica “tal vez el símbolo mayor de la Bolsa de España” que se denominaba Compañía Telefónica Nacional de España, creó dicha publicidad para dar a conocer la primera OPV poniendo acciones de Telefónica.

Por esa década estaba en pleno auge un importante despegue industrial y económico, esto hace que Telefónica decida lanzar las “Matildes” con el fin de poder ampliar su capital a través de estas acciones.

Dichas “Matildes” fueron un furor impresionante, en ocho años “entre los años 1965 y 1973“, el capital bursátil de Telefónica creció de 20.000 millones de pesetas a unas 85.000 millones de pesetas a partir de las ampliaciones de capital dada la gran cantidad de inversores que acudieron a dicha oferta atraídos por las acciones que eran más rentables que la deuda pública.

La empresa les ofrecía un cupón, dicho cupón, más las sucesivas ampliaciones de capital hacían creer al poseedor de dichas acciones que eran más rentables que una renta fija, aunque los títulos se rebajaban.

Pero en todas las épocas hubo, hay y habrá crisis cíclicas. En 1973 en plena crisis energética, uno de los años más difíciles de Telefónica con caídas hasta llegar a sus mínimos históricos en 1980, 256,25 pesetas por acción. A pesar de esto no cesó en los pagos de dividendos.

En mitad de los setenta ante una de las, tal vez, crisis más difíciles que atravesó, pero los que más la sufrieron fueron los inversores como la gente común o con menos capital para invertir que otros, pero atraídos por una conjunción de factores las rentabilidades que ofrecían dichas acciones, la muy popular campaña de Telefónica y los sueños de sentirse unos pequeños dueños de la empresa emblema por ese entonces, tal vez no midieron los riesgos a futuro o si la rentabilidad era tal. Esta gran cantidad de mínimos inversores quedaron en medio de tamaña crisis y a este hecho se los llamó el “Matildazo”, mientras que a dichas acciones en baja se las llamaba y aún se les suele decir “Matildes”.

Para 1985 coloca sus títulos en las principales Bolsas, las de París, Londres, Francfurt, Tokio y en 1987 llega a Wall Street colocando sus acciones en la Bolsa de Nueva York. Mientras que en plena década de los noventas, el Gobierno toma la decisión de deshacerse de la participación del Estado en Telefónica a través de dos OPVs (Oferta Pública de Valores) durante 1995 y 1997. En dicho período Telefónica se globaliza, moderniza y llega a tener más de un millón de accionistas. Esta división da paso a la creación de valor para los accionistas, más la llegada de la tecnología UMTS (Telefónica fue la primera en lanzar tal tecnología en España, que es el estándar europeo de la tercera generación en referencia a las redes y servicios móviles). Esto hace disparar las acciones de la compañía en la Bolsa a un máximo el 6 de Marzo del 2000, mientras que en 1999 había cerrado el ejercicio con un valor de capitalización bursátil de 81.000 millones de euros, lo que en las antiguas pesetas serían unos 3 billones.
Con la llegada de César Alierta se acaba con los excesos y escándalos como las “stock options”, en las que Juan Villalonga que ocupaba el puesto de C. Alierta fue uno de los que más escándalos generaron, así como la caída de Terra y por último las desilusión con la tecnología UMTS al no cumplirse las expectativas previstas.

Al volver los dividendos es como si las “Matildes” hubiesen vuelto desde los años setenta, según la visión de Víctor Acitores “las acciones ahora se las ve como refugio, en cambio en la época de las “Matildes” se elegían a las acciones como sistema de ahorro y no como una inversión. Actualmente existe más transparencia que en esos años, los inversores saben más sobre los movimientos del mercado.

Actualmente posee tres filiales cotizando en la Bolsa dichas filiales son Terra, Móviles y TPI. Desde 1925 hasta el 2005 Telefónica multiplicó su valor unas 110 veces.

La capitalización bursátil pasó de 100 millones de pesetas a unos 64.800 millones de euros, más de 100.000 veces lo que valía en 1925.

Publicidad