Publicidad

Las Inversiones a Largo Plazo y el desplome de las bolsas

Ante el desplome que han sufrido las bolsas el año pasado muchos inversores han visto como se volatilizaban sus ganancias. Entonces usted se preguntara:

¿Tiene sentido ahorrar a largo plazo, si el capital logrado durante años se volatiliza en apenas unos meses?

Entre marzo de 2000 y marzo de 2003 la Bolsa perdió casi un 60% y tardó otros tres años en recuperarse. El Ibex ha perdido un 0,67% de media anualizada entre 1998 y 2008; el Dow Jones, un 0,45% y el índice MSCI World, que recoge el comportamiento de la Bolsa mundial, un 2,2%.

La gran crisis financiera que nos afecta a todos, nos demostró que aunque el ahorro sea a largo plazo nosotros como inversores no podemos quedar observando que es que sucede con nuestro capital. Es necesario realizar una gestión activa del ahorro, ya sea a través del plan de pensiones o de otros vehículos, ya que los mercados se mueven por tendencias y hay que aprovecharlos al máximo.

Esto no significa especular con las inversiones a corto plazo, pero sí tener en cuenta los ciclos financieros. Según indican los expertos, la inversión a largo plazo no significa perder las grandes tendencias, pero en el caso de un plan de pensiones, si la bolsa está por los suelos y el ahorrador se jubila dentro de cinco años, le interesa apostar con fuerza por la renta variable, por el contrario si los tipos están muy altos se puede hacer lo mismo con la renta fija.

La clave es tener en cuenta el perfil del ahorrador, aún a largo plazo. Se puede definir como una combinación cuánto se está dispuesto a perder y el plazo que queda hasta que necesite disponer del capital.

Según la teoría financiera toda cartera debe comenzar con un perfil lo más agresivo posible para poder ir ajustándolo con el tiempo. El objetivo es aprovechar el tiempo disponible para lograr rendimientos elevados. Eso si, lo conveniente es realizar un reajuste, con el objetivo de rebajar la volatilidad de la cartera y consolidar los rendimientos obtenidos en renta variable a través de la inversión en renta fija, más segura sobre todo en los plazos más cortos.

Además, junto con el reajuste de carteras, se aconseja realizar lo que se conoce como reequilibrio, lo cual consiste en hacer ajustes en la cartera cuando se producen distorsiones por la evolución del mercado. Es decir, vender activos de bolsa y comprar activos de renta fija, para que de esta manera la ponderación de la cartera vuelva a ajustarse al perfil de riesgo, lo que le permitirá consolidar las ganancias obtenidas en bolsa, invirtiendo en bonos las ganancias de renta variable. En caso contrario, si la bolsa cae, el inversor puede encontrarse con una cartera más conservadora de la que debería tener según su perfil de riesgo, con lo cual para reequilibrarla debería vender bonos y comprar bolsa.

Publicidad

2 responses to “Las Inversiones a Largo Plazo y el desplome de las bolsas

  1. Pingback: Las Inversiones a Largo Plazo y el desplome de las bolsas
  2. Pingback: Las Inversiones a Largo Plazo y el desplome de las bolsas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>