Publicidad

BMN Fondepósito con Caixa Penedés

Es evidente que como ocurre en cualquier tipo de producto, también en los productos financieros, y por supuesto también en los fondos de inversión, el comportamiento de las diferentes ofertas generales de los catálogos de las entidades vienen a traer movimientos en las propias preferencias de los usuarios, cuando además, como ocurre en el caso de los depósitos, este comportamiento tiene que ver con algo tan fundamental como su rentabilidad, rentabilidad que como sabemos si ha visto despojada del corsé de la penalización de los extratipos, es evidente que de un modo u otro acabará influyendo en la actitud del usuario ante otro tipo de productos financieros, en este caso ante cualquier propuesta de fondo de inversión.

Tal vez resulte demasiado atrevido asociar de manera directa el retroceso patrimonial de la captación de capital de los fondos de inversión en nuestro país con la citada despenalización de los extratipos, aunque obviamente un porcentaje importante de este retroceso se debe atribuir al traspaso de capitales a las propuestas de los nuevos depósitos realizados, pero, lo que en este caso nos interesa no es tanto este hecho concreto sino los movimientos que dentro de la propia contratación de fondos de inversión se generan, movimientos en los cuales los fondos de renta fija, como este BMN Fondepósito contratable con Caixa Penedés, con su apuesta de inversión en depósitos se acerca a una zona intermedia realmente interesante en el ahorro y la inversión que merece la pena ser revisada.

Nos encontramos con un fondo con una vocación muy clara; colocar sus activos en inversiones centradas en depósitos a la vista o depósitos que puedan hacerse líquidos en los que los vencimientos no superen el año, y enmarcados dentro de entidades crediticias con sus sedes en la unión europea o, también, en cualquier otro estado miembro de la OCDE que se encuentra sujeto a supervisión prudencial.

Como elemento de combinación la parte del patrimonio de inversión que no se dirija a este modelo de depósitos apostará por la renta fija pública o privada, negociada en mercados del área euro pero también en el resto de países miembros de la OCDE, y, como dato importante, en este último caso la inversión no será descartable en aquellos países considerados emergentes, con un máximo del 10% del patrimonio inversor y unas duraciones en cualquier caso no superiores a los 24 meses.

No vamos a encontrarnos en este producto ni comisión de suscripción ni comisión de reembolso, aunque, si existe una comisión de gestión de 0,50% así como una comisión de depósito de 0,05%.

Como vemos, y comunicábamos al comienzo del artículo, una propuesta de producto inversor muy clara en sus objetivos y que, con esa afirmación de inversión en depósitos con liquidez a un año máximo vista, se convierte en un producto como decíamos a caballo entre la prudencia inversora y la búsqueda de rentabilidad, un equilibrio que sin duda está en la mente de gran parte de de los pequeños y medianos inversores que contratar este tipo de productos.


Imagen 1 y 2: Images_of_Money flickr commons // wfabry flickr creative commons

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>